El Blog de mi cuadrante

Un paseo por la finca raiz

IMPACTO RURAL

El cambio de horario en lo rural, hay que contemplarlo.

Los efectos del fenómeno  CALENTAMIENTO GLOBAL   se empiezan a sentir en todas las regiones del mundo, pero una de las variables más sensible sin duda alguna es la variación del clima y su temperatura que obligarán a cambiar los horarios de trabajo y actividades normales desarrolladas a la luz del día, por las diferentes comunidades y diferentes sectores productivos obligados a revisar desde ya las decisiones a tomar por este fenómeno creciente. Informes de diferentes organismos coinciden en la cifra de aumento de la temperatura en un 0,2 °C por década y la proyección de acuerdo con el Panel de Científicos de la ONU sobre cambio climático sugiere un aumento de 1.5 °C en el año 2040, todo esto inducido por las emisiones de CO2 (gas carbónico o bióxido de carbono) que siguen creciendo por la actividad humana o por el manejo insensato de toda una población del planeta Tierra.
En mi reflexión y experiencia al observar este fenómeno en lo rural, me lleva a pensar y poner como tema de sana discusión que muchas de las labores que los productores rurales desarrollan en sus campos, tenderán a cambiar de horario para ser cumplidas ya no en las horas día sino se comienza a mirar la posibilidad de cumplirlas en horas de componente nocturno, por la imposibilidad física de soportar la inclemencia de altas temperaturas en el horario tradicional.
Las regiones de clima cálido y templado muestran temperaturas superiores a los 30 ° C en las franjas de las 10 de la mañana a las 3 de la tarde y tengo registros en mis labores de 37° C a 1.400 metros sobre el nivel del mar, se convierte esta condición climática en una variable contraria a las razonables para cumplir con las labores necesarias en el manejo agronómico y pecuario en las zonas rurales del país.
Llegará el momento de establecer horarios especiales desde las 4 de la tarde hasta horas de la noche para adelantar las labores que en las horas día no se podrán cumplir por condiciones adversas al trabajador rural, esto llevará a tener la infraestructura necesaria para iluminar los campos en niveles mínimos, obligando a recurrir a las energías alternativas para lograrlo en condiciones económicas, que resistan los costos que conllevan desde lo laboral hasta la seguridad en el cambio de las condiciones de operación en el campo colombiano. Obligará igualmente esta situación a incorporar diferentes técnicas productivas más avanzadas, donde la fuerza y el sacrificio que realizan nuestros productores rurales, sea reemplazado y acompañado por tecnologías y equipamiento que vuelva el trabajo rural mucho más amable y productivo, comparado con lo actual donde las labores comprometen grandes esfuerzos y bajos resultados al final del día.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *